White Darkness
Bienvenid@ a White Darkness!
Regístrate y forma parte de nuestra familia y si ya estás registrado conéctate para seguir escribiendo tu historia.
¿Vas a perdértelo?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff Administrativo
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Dom Ago 08, 2010 8:27 pm.
Últimos temas
» busco y busco pero aun no lo encuentro..me ayudas?
Dom Jun 05, 2011 9:06 am por Roxanne Stevens

» new life in mystic falls
Mar Ene 18, 2011 7:10 pm por Invitado

» Clash of the fallen(normal)
Jue Ene 13, 2011 4:07 pm por Invitado

» "Roses" are not red... at least, I'm not! [Silvano] [+18]
Lun Nov 01, 2010 7:25 pm por Rosalie Hale

» Light Of Twilight [Normal]
Dom Oct 17, 2010 12:05 pm por Invitado

» Gods And Men ~ Forum Afiliación.
Lun Oct 11, 2010 1:37 am por Invitado

» sagameyerrol(normal)
Miér Oct 06, 2010 6:27 pm por Invitado

» Secrets City(VIP)
Mar Oct 05, 2010 5:36 am por Invitado

» New Iniciatives (VIP)
Miér Sep 29, 2010 5:33 pm por Invitado

Derecho de Admisión
Reservado el Derecho de Admisión
Los administradores de este foro se reservan el derecho a bannear o no admitir a los usuarios que se consideren conflictivos o alteren el orden dentro del foro o entre los usuarios no problemáticos.

Fantasy and Reality : One World [Produccion Original]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fantasy and Reality : One World [Produccion Original]

Mensaje por Alexia M. Rossel el Lun Ago 09, 2010 10:21 pm





Cuando miramos por la ventana, vemos una realidad concreta y habida dispuesta a ser tocada y realizada, pero que sucede si ambas cosas se fusionan, nada se distingue y todo se vuelve de cabeza… La mente es frágil, al igual que una flor, con el paso del tiempo se marchita y finalmente muere. Que dirías o pensarías si dos mundos se unen en uno solo. Cuando la barrera de la realidad y la ficción se ven traspasadas para conformar una sola clase, un solo mundo.


Perdida o simplemente fuera de lugar


Los rayos del sol golpearon por mi ventana, un nuevo amanecer, un nuevo comienzo me dije a mi misma, tenía que dejar a tras las penas del día anterior. Las peleas y discusiones. Me levante con muy pocos ánimos. Camine por los pasillos de la vieja casa de mis padres, viendo plasmadas en las paredes lo recuerdos, las fotografías y los infinitas vivencias. Entre al baño, abrí la regadera mientras me desvestía con una paciencia única y especial. Mi madrastra estaba ya levantada tocando la puerta para que dejara de perder agua, que mujer más insoportable y antipática. La muerte de mi mamá había sido aun resiente y mi padre se había casado con solo semanas de diferencia, debido a eso no nos hablábamos.
El agua comenzó a golpear levemente mi cuerpo, mientras yo me perdía en el sonido. Me relajaba, era como si el mundo no existiera fuera de las puertas del baño. Mi mente viajaba e imaginaba un mundo, algo fuera de lo común. Algo que me transportara a una realidad completamente desconocida. Me reí de mis pensamientos, ya que eso era imposible y algo absurdo. Cerré la regadera, tome una toalla que estaba junto a mí, la puse alrededor de mi cuerpo y me mire al espejo. Aun se notaban las heridas de la caída de la noche anterior, soy una real torpe. Pase la yema de mis dedos untando un poco de ungüento para disimularlo aunque fuera un poco. Me cepille el cabello y los dientes conforme pasaron los minutos, la calma de la ducha se convertía en ganas incontenibles de salir corriendo de ese lugar. Suspire y salí mientras mi madrastra esperaba afuera con sus aires de muy dueña y señora. Estaba acostumbrada a no prestarle atención, pero a veces solo esperaba cerrar la puerta de mi habitación, para caer de rodillas al suelo para ahogar mis penas. Lo único que me conectaba con mi madre, era un pequeño diario. Un libro de color amarillo que me dio para mi cumpleaños número 13, siempre leo la inscripción para darme ánimos y fuerza para seguir en este mundo. Deje que la toalla se resbalara por mi cuerpo, quedando desnuda frente a un espejo, espejo que denotaba las marcas de mi dura niñez y angustiosa vida. Abrí las puertas de mi armario, saque lo de siempre una camiseta y un par de jeans. Me los coloque y mire por mi ventana, todo era igual todos los días. Las mismas casas, las mismas personas incluso los mismos animales jugueteando por las calles. Me senté en el pequeño tóale, me puse mi anillo, ese anillo que era solo una baratija pero me recordaba los felices y gratos momentos que había vivido con mi familia, cuando se le podía llamar así. Lo mire durante un par de minutos, ayudada por mis anteojos. Luego de un instante unas pequeñas y lívidas gotas de agua y un gusto salado refalaron por mi mejilla para depositarse en mis manos. Respire muy hondo y me seque el rostro, no podía dejar caer los brazos.. no cuando me faltaba tan poco para graduarme. Solo unos meses mas y seré libre de esta pesadilla me repetía mentalmente una y otra vez.
Tome mi mochila que estaba siempre en el mismo lugar, encima de la mecedora que utilizaba mi madre para hacerme dormir cuando bebé. La tome y mis libros rodaron por el suelo, me agache y los recogí uno por uno, pero algo se cayó por debajo de mi cama. Tenía una flojera enorme de buscarlo, seguro será algo sin importancia, nada relevante. Guarde todo lo que estaba a mi vista y salí de allí. Para irme a un nuevo día en el instituto. Pero antes de atravesar el umbral que me llevaría hacia el jardín, la hostil mujer se puse delante de mí. Me lanzo millones de conjeturas y palabras hirientes, mi padre lo único que sabía de nuestra relación era que nos llevábamos mal pero no a este grado. Suspire y la escuche sin decir ninguna palabra, resignada a vivir eso un par de meses más. Salí de allí con el estomago vacio. No quería comer nada que viniera de esa mala mujer. Me coloque bien mi mochila que aparte de estar llena de libros y lápices, tenia esperanza y voluntad de seguir.
Camine por la vereda que me llevaba directo a Instituto, vi como la mayoría estaba acompañado por alguien, amigos, familiares o incluso un novio.. Yo estaba sola, desde pequeña lo había sentido así. Era hija única, pero mi madrastra tenía a jerremy un chico 3 años mayor que yo, un mantenido y un bueno para nada. Siempre discutíamos porque le gusta espiarme cuando me cambio de ropa o simplemente cuando estoy en mi habitación, lástima que mi padre cree más en el que en mi su única hija. Llegue al instituto, entre como era de costumbre. Guarde las cosas en mi casillero y me fui a mi salón en donde me sentaría en el mismo pupitre, el tercero a la derecha primera fila, desde ese lugar apreciaba todo lo que me importaba. Sonó el timbre y la señora Lovely entro con sus libros y guías para darnos la lección de historia y geografía. Las clases se pasaron muy rápido para mi gusto. Llego la hora del almuerzo y me senté en mi mesa con vista al centro del patio, donde todos jugaban baloncesto o se reían con los amigos. Mientras yo como nerd me quedaba en el comedor, tomando una bebida acompañada con un emparedado de queso que compraba todos los días a la señora de la cocinería.
Pasaron los minutos y el timbre sonó revise mi horario y estaba libre toda la tarde, pero no tenia panorama. Tome mi mochila y me fui a mi casa, aun que intrigaba lo que estaba debajo de la cama… porque a primera vista no extrañaba nada. Llegue y no había nadie por suerte mía, fui a la cocina me prepare un poco de comida, la subí a mi habitación comí en el escritorio como era de costumbre y me recosté un segundo, quedándome dormida. Un plácido sueño llego a mí hasta que sentí como mi madrastra dejaba caer las pesadas bolsas del mercado en el piso. Me levante de un salto y me olvide de lo que había debajo de mi cama.
Guarde todo como ella me ordenaba y me fui a mi habitación, el tiempo había transcurrido de forma rápida, me sentía agotada. Me recosté y una voz salió por debajo de mi cama. Mi piel se puso de gallina y comencé a temblar, tenía miedo.. Pero a la vez curiosidad. La voz siguió hablándome y llamándome a seguir, pero en eso entro Jerremy y todo se esfumo. Lárgate le dije enojadísima, le cerré la puerta en la cara y me acosté, pero sin olvidar mi extraño encuentro con dios sepa quien. Esa noche no pegue ni un ojo, ya que esperaba que algo me sucediera un indicio algo, pero los rayos del sol golpearon por la ventana y un nuevo día comenzaba.

PD: espero que les guste… si es así seguiré con la historia
avatar
Alexia M. Rossel
Hijo de la Luna
Hijo de la Luna

Apodos : Alex, May, Smile ~
Raza : Hijo de la Luna
Estado Civil : En busca de alguien
Pareja Actual : Nadie.
Edad : Aparenta 18 años, pero en realidad tiene 109 años.
Localización : In my dreams~
Humor : Normal, aunque sarcastico.
Ocupación : En lo que me entretenga.
Mensajes : 291
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.